El pasado Sábado 14 de Septiembre drones militares volaron desapercibidos a través de la frontera de Arabia Saudita para atacar dos instalaciones petroleras saudíes. Los ataques en Abqaiq, la mayor planta de refinamiento de crudo del mundo, y en el campo petrolero de Khurais de la empresa estatal Aramco aunque ya han sido contenidos, causaron un choque en los precios del petróleo y en los mercados globales, recordando a la economía mundial la viviente dependencia en el oro negro y la producción del país del golfo. 
Oferta mundial
La reacción de los mercados fue inmediata. Los contratos de futuro de Brent subieron 19% a $71.95 cuando abrió el mercado. Según Bloomberg es la subida más grande en récord. Los contratos de futuro de crudo de los Estados Unidos subieron más de 15% a $63.34 por barril.  
Se estima que los ataques afectaron 5% de la producción total global y obligó a Arabia Saudita a reducir su producción diaria en casi un 50% según la BBC. El ministro saudita de Energía, Abdulaziz bin Salman, señaló que los ataques habían reducido la producción de crudo a 5,7 millones de barriles diarios. 
Los exportes de Arabia Saudita continuarán de forma regular esta semana ya que el reino repondrá las pérdidas de oferta sacando lo que falta de sus depósitos y almacenamiento. Arabia Saudita tiene las segundas reservas más grandes del mundo. Además Estados Unidos prometió ayudar a estabilizar el mercado también utilizando sus reservas estratégicas para ayudar a su aliado. 
Es también importante recordar de que Arabia Saudita siendo su economía tan dependiente del petróleo está lista para este tipo de ataques. En una entrevista para Bloomberg, Paul Sankey un analista del sector petrolero, informó que la instalación de Abqaiq estaría lista para proveer 70% de su producción original en 3 semanas. Consultores de la industria opinan que aunque el mercado se logre estabilizar rápidamente, la amenaza de tener que reservar el 6% de la producción global ya no es hipotética. 
El bolsillo Latinoamericano
El choque en precios es inminente y se hará sentir sentir, también, en el bolsillo latinoamericano. Primeramente el precio global por el crudo, como hemos visto, subió. Consecuentemente afectará el precio de la gasolina y el diesel. El incremento afectará el coste de transporte de bienes haciendo los importes de los países más caros. 
A pesar de que Latinoamérica tiene sus propios productores de petróleo crudo como: Venezuela (cuyas reservas son reconocidas como las más grandes del mundo), Brasil, México, Colombia y Ecuador, según Enerdata en conjunto la producción de Latinoamérica ha disminuido. Factores como la inestabilidad política en Venezuela y las sanciones por los Estados Unidos ha visto la producción total caer un 29%. La importancia de Arabia Saudita en el mercado como mayor exportador de crudo y el segundo mayor productor, se harán ver. 
No tan nuevas tensiones  
Los rebeldes Hutíes de Yemen, el vecino al sur de Arabia Saudita han tomado responsabilidad por el ataque. El gigante del petróleo ha liderado una guerra en Yemen por más de 5 años contra los Hutíes, los cuales han sido apoyados por Irán, evolucionando esta a una guerra proxy entre las dos naciones. Por esta conexión el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo no tardó, sin pruebas, en acusar a Irán por el ataque. Irán correspondió que no había tenido parte en el ataque. Es importante tomar en cuenta que aunque los Hutíes han tomado responsabilidad, tampoco han mostrado pruebas que ellos lideraron los ataques. Las investigaciones a los misiles que no llegaron a su objetivo proveerán evidencia para determinar  la ubicación de procedencia y acercarse a un responsable. 
Para la guerra de Yemen, Arabia Saudita ha contado apoyo logístico de Francia, Estados Unidos y el Reino Unido. Estos mismos países son los mismos que venden armamento para seguir el conflicto. Según el Instituto de Internacional de Investigación de Paz de Estocolmo, el 70% de los importes de armamento del reino son estadounidenses. La controversial guerra, ha causado una de las peores crisis humanitarias actuales con crisis de hambruna, malnutrición de niños y un brote masivo de cólera. El 60% de las muertes de civiles en Yemen han sido causadas por ataques aéreos de saudíes según las Naciones Unidas. En un tweet el 17 de Septiembre, el vicepresidente de EUA, Mike Pence, exclamó que su país estaba listo para involucrarse militarmente y proteger a su aliado.  
Hace solo unas semanas reportamos acerca de las tensiones en el canal del Estrecho de Ormuz en un conflicto que veía subir las tensiones entre Arabia Saudita e Irán. También recomendamos nuestro artículo Entre Crecientes donde explicamos las tensiones históricas y religiosas entre Irán y Arabia Saudita. 
Back to Top